miércoles, 5 de febrero de 2014

RELACION ENTRE ESTRÉS, MORTALIDAD Y DAR

 



Como ya sabemos el estrés incrementa la probabilidad de desarrollar o incrementar una enfermedad cardiaca, ahora veamos como contrarrestar el incremento de esta probabilidad.





En septiembre 2013 se publicó en el Diario Norteamericano de Salud Publica el articulo titulado Dar a otros y la asociación entre estrés y mortalidad, de Michael J. Poulin, PhD, Stephanie L. Brown, PhD, Amanda J. Dillard, PhD, y Dylan M. Smith, PhD.

El objetivo de esta investigación fue comprobar la hipótesis de que brindar ayuda a otras personas predice una asociación reducida entre estrés y mortalidad.

Este estudio estuvo basado en un artículo publicado por House (et.al. 1988) hace más de 20 años acerca de la fuerte asociación entre conexiones sociales y salud física, según el cual la gente socialmente aislada, comparados con personas con fuertes lazos sociales, presentan un riesgo sustancialmente más alto de mortalidad y morbilidad. A pesar de este hallazgo aun no se establece qué aspectos de las relaciones sociales influyen en la salud física.

Poulin y su equipo examinaron datos de 846 participantes del área de Detroit, Michigan EEUU quienes respondieron una entrevista inicial relacionada con los eventos estresantes de los últimos cinco años y si el participante había ayudado de forma tangible a algún familiar o amigo. La mortalidad y el momento de muerte fueron analizados por medio de obituarios y el reporte mensual de muertes.

Dentro de los resultados, se encontró que el estrés no predice riesgo de mortalidad entre los individuos que brindaron ayuda a otros durante el último año, pero el estrés sí predijo mortalidad entre los individuos que no ayudan a otros.  

Aunque investigaciones anteriores ya habían confirmado la asociación entre relaciones sociales y buena salud física, los resultados de este estudio profundizan al indicar que “los beneficios de salud de la conducta de ayuda derivan específicamente de los procesos amortiguadores del estrés. Este hallazgo proporciona una guía importante para comprender por qué la conducta de ayuda específica puede promover la salud, y, potencialmente, de cómo los procesos sociales en general pueden influir en la salud”, dicen los autores.

Otra de las conclusiones de esta investigación es que la conducta de ayuda a otros trae un beneficio psicosocial único, que promueven la salud, ya que son predictores de participación social o apoyo social recibido, mas allá que otros comportamientos sociales como la compasión, y sin embargo aun se desconocen los mecanismos de este fenómeno. Para finalizar dicen los autores “las relaciones sociales pueden ser ‘beneficiosas’ en la medida en que otorgan a las personas la oportunidad de beneficiar a otros”.

Ahora que conocemos esta información podemos encaminar nuestros esfuerzos no solo a tratar de reducir el estrés sino a ayudar a otros, lo que traería beneficios tanto en nuestra salud física y psicológica como en nuestra vida social. No sobra la invitación a practicar la ayuda al prójimo, recuerda, hoy por ti, mañana por mí.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comparte con nosotros tu opinion