lunes, 25 de noviembre de 2013

OTRA VEZ LUNES…

Para la mayoría de los trabajadores, el día más difícil de la semana es el lunes: madrugar, levantarse, dejar la cama… curiosamente también lo es para aquellos que laboran desde casa o que no deben cumplir un horario estricto. Hay algunos que incluso lo ven como un duelo ante la perdida del fin de semana y el afrontamiento de nuevas tensiones laborales.


Según una encuesta realizada a 11.000 trabajadores, somos más propensos a enfermarnos o pedir tiempo fuera del trabajo al iniciar la semana, con el 35% del total de las incapacidades medicas en día lunes. Y un estudio realizado en la Universidad de Maryland demostró un pico en los ataques cardiacos este día, incluso si no se trabaja.

Pero por que el lunes es tan penumbroso, incluso si tenemos buenos trabajos? "La mayoría de nosotros concedemos habitualmente significados negativos al día," dice el lifecoach Becki Houlston. "Asociamos el lunes con una pérdida de libertad. Extrañamos elegir cómo vamos a pasar nuestro tiempo.” El lunes marca el fin de los días compartidos con familiares y amigos y las horas libres. Entonces, ¿cómo podemos evitar que nuestro estado de ánimo decaiga cuando el domingo llega a su fin?

Un artículo publicado por Psychologies Magazine (Revista Psicologías) nos propone algunas claves para enfrentar mejor este día.

Reencuentra la libertad: Una forma de contrarrestar la sensación de libertad que se pierde es recordar que has elegido el lunes que enfrentas – haciendo el trabajo que haces. 'Recuerda que siempre te puedes ir lejos,' dice el lifecoach Stephen Russell. 'Esto rescata tu poder personal. Con esto, eres capaz de poseer el día y elegir el resultado que deseas. "

Cambia tu forma de pensar: Un poco de planificación anticipada puede ayudar a empezar la semana con más suavidad. 'Hacemos los lunes mucho más miserables al creer que debemos ser más productivos ", dice Martin Boroson, autor de El Único Momento Maestro. 'Pero los lunes no son el momento adecuado para el trabajo difícil. 'El lunes por la mañana es el momento perfecto para hacer las cosas que pueden hacer el resto de la semana más productiva, como la limpieza de algunos archivos o, mejor aún, aclarar las metas para la semana.'

Según el artículo, los lunes también son perfectos para implementar pequeños cambios, de acuerdo a la psicóloga Anne Archer, directora de 101 Estrategias de Entrenamiento y Técnicas. “Hacer cambios pequeños y graduales tendrá un efecto poderoso en la manera de pensar y sentir. El domingo, haz una lista de cinco cosas pequeñas que puedes hacer de manera diferente el lunes” como dedicar 10  minutos en la mañana a la lectura o variar el desayuno, pequeños planes como estos hacen los lunes mas tranquilos y motivados.

Mini meditaciones: Despejar la mente con mini meditaciones puede ayudar a sentirse más tranquilo. "Pocos de nosotros tenemos tiempo para relajarse en un lunes, pero los momentos de quietud en el día puede ser beneficioso", dice Boroson. Para este ítem recomendamos la Meditación de Un Minuto (One Minute Meditation), ya que se puede realizar en cualquier momento y lugar, sin interferir con el desarrollo de las labores pero brindando grandes beneficios físicos y mentales.

Mantén viva la sensación de viernes: ¿Por qué mantener todas las cosas divertidas y buenos momentos para el fin de semana? El psicólogo y entrenador de carrera Denise Taylor plantea que podemos sacar una noche de mediados de semana para salir con los amigos o ir al cine después del trabajo.
El asesor de comunicación y coach Julie Hollings  dice que “sabiendo que vas a salir del trabajo un poquito temprano el miércoles para recargar hará la semana parecer menos intimidante ".

Pequeñas victorias: Haz una lista con cinco cosas que hayas hecho bien durante la semana, propone Archer, también incluir dos cosas que puede mejorar la semana siguiente. De esta forma tendrás sensación de logro y semana a semana veras resultados y progreso.

Mientras, el viernes puedes hacer un ‘ritual’ de cierre o entrega, con las cosas que quedan pendientes para la siguiente semana con el fin de no llevar presiones laborales a la casa durante el fin de semana y tener objetivos claros para empezar con pie derecho el lunes.

Cuerpo y Alma: Cuando llega el fin de semana, adopta hábitos saludables que te permitan sentirte más feliz y con más energía a medida que se acerca lunes. 'No hay que olvidar que la mente y el cuerpo están interconectados", dice Archer. "La comida que comes, la cantidad y calidad de sueño, y tu nivel de actividad altera la química de tu cuerpo, que a su vez altera tu estado de ánimo y tus pensamientos."

'Evita la tentación de eliminar el estrés bebiendo mucho alcohol ", dice Archer,"esto contribuye a un déficit de energía el lunes. Mejor, nutre tu cuerpo. Camina más y come bien. También trata de no dormir hasta tarde, pues esto te hará más difícil madrugar el lunes.

Más importante que todo lo anterior, es dejar de repetir que lunes es malo y que no quieres que llegue. Para algunos de nosotros los lunes no son tan malos, como todo comienzo es una nueva oportunidad para enfrentar retos, alcanzar metas y dar lo mejor de nosotros mismos. Pues como dice el autor del artículo, con algunos pequeños cambios de pensamiento podemos recuperar un día de la semana que se encuentra intacto, lleno de potencial.

Nuestra invitación es a vivir plenamente conscientes todos los días de nuestra vida, aprovechar cada momento y experimentar con intensidad la alegría de vivir.  

3 comentarios:

  1. Un fin de semana muy desordenado como acostarnos y levantarnos muy tarde puede ser la consecuencia de que el lunes resulte un día difícil para regresar a trabajar. Investigaciones demuestran de que la noche que menos se descansa por falta de sueño es la transcurrida de domingo al lunes, lo cual puede producir desgaste al empezar la semana. Desde mi óptica es de gran trascendencia encontrar un adecuado equilibrio los fines de semana entre el disfrute de actividades y el descanso, respetando horarios apropiados para dormir.

    ResponderEliminar
  2. El lunes es en potencia un día difícil en mi caso reforzare la meditación del Lunes y garantizaré un buen dormir en el Domingo, me gustaron los tips y creo que acogeré dentro de mi rutina dos que me parecen motivantes y prácticos, Mas allá pienso que como padres de familia debemos aprender a manejar este estrés del Lunes y así enseñar a nuestros niños a mirar con esperanza, amor y positivismo cada día. Hoy curiosamente leí esta frase que me parece que va como anillo al dedo con este articulo: No existe tal cosa como un mal día, sólo tomamos un mal momento...y elegimos llevarlo con nosotros todo el día.

    ResponderEliminar

Comparte con nosotros tu opinion